Tribuna de opinión

El valor de la diversidad de género en las sociedades científicas

Ana Segura Grau. Vocal de la Junta Directiva de Semergen y responsable de grupos de trabajo

Guardar

ANA SEGURA - El valor de la diversidad de género en las sociedades científicas
ANA SEGURA - El valor de la diversidad de género en las sociedades científicas

Mi nombre es Ana Segura y, además de ser médico de Familia y empresaria, tengo el privilegio de ser miembro de la Junta Directiva de Semergen, en la que estamos ocho hombres y siete mujeres. Y, más allá de la buena imagen que pueda generar este dato, puedo constatar que el principal valor de alcanzar la paridad en este órgano de gobierno viene de la diversidad de puntos de vista y enfoques que aporta la perspectiva femenina a las discusiones y toma de decisiones. Además, contamos con una buena base de diversidad de género, pero también de edad, porque el 55 por ciento de los socios tienen menos de 40 años y de éstos, el 77 por ciento son mujeres.

Como sociedad científica, al margen del valor que aporta la diversidad de género en órganos de gobierno o en los nuevos socios que se incorporan, también apostamos por tener en cuenta el género en el ámbito del diagnóstico y el tratamiento de enfermedades en Atención Primaria. Y es que hay patologías específicas de la mujer y, dadas las obvias diferencias fisiológicas, cada vez está más demostrado que se alcanzan mayores cotas de eficacia en tratamientos diseñados para las pacientes del género femenino. Por este motivo, desde Semergen, participamos en diversos estudios e iniciativas en colaboración con la industria farmacéutica y contamos con un grupo de trabajo específico de atención a la mujer.

Pero un día como hoy también debe servirnos para reflexionar sobre el camino que nos queda aún por recorrer. Hoy, nuestros principales referentes en investigación y ciencia siguen siendo masculinos. Según un estudio de The Lancet, publicado en 2019, las mujeres sólo representan el 28 por ciento de los investigadores en Ciencias de la Salud y, según otro estudio, publicado en JAMA, ese mismo año, las mujeres recibieron significativamente menos fondos para investigación que sus colegas hombres, de los sistemas de salud en los que se enmarcaba su trabajo.

Por eso, me gustaría terminar haciendo un llamamiento a las mujeres que formamos parte de comunidades y sociedades científicas. En Semergen, ya tenemos un 36 por ciento de mujeres liderando grupos de trabajo científicos. Así que, continuemos esforzándonos para que nuestros referentes científicos también tengan nombre de mujer.

Archivado en: